spot_img
18.7 C
Bogota
lunes, mayo 20, 2024
spot_img

Por qué la “agilidad” debería ser el nuevo mantra de las organizaciones para el éxito

Por: Sree Hameed, estratega de la industria de productos de consumo de AVEVA


Durante siglos, el sector manufacturero ha defendido la “eficiencia” como la marca de una planta altamente optimizada. Pero las condiciones económicas al revés de los últimos años han obligado a las empresas industriales, y, de hecho, a todas las organizaciones, a considerar rápidamente su modus operandi para sobrevivir.

 

En el mundo actual, simplemente ser “eficiente” y fabricar un producto al costo más bajo no es suficiente para tener éxito en el mercado. La cadena de suministro interrumpida después de la pandemia presenta una montaña rusa en evolución y sin precedentes de condiciones operativas cambiantes.

 

Los bloqueos provocados por Covid 19 probaron la resiliencia de la planta. Una economía inducida por estímulos impulsó el rápido crecimiento y la recuperación. La cadena de suministro y las interrupciones laborales continúan hasta el día de hoy. Ahora, frente a la desaceleración económica, la inflación y conflictos y disturbios regionales, los fabricantes están bajo presión para frenar los costos inflacionarios, aumentar la eficiencia y volverse más ágiles que nunca.

 

Las plantas que quieren sobrevivir y prosperar en un mundo de obstáculos económicos y de la cadena de suministro se están dando cuenta de que el concepto operativo de “eficiencia” también debe combinarse con un espíritu de “capacidad de respuesta”. En esta mentalidad industrial emergente, las plantas de fabricación deben ser “eficientes” siempre que sea posible y “receptivas” cuando sea necesario.

 

Atascado en el engranaje

 

Si bien la empresa tiene muchos engranajes en su caja de cambios, la planta de fabricación generalmente está atrapada en una sola: la eficiencia.

 

Para mantener márgenes rentables, la estrategia de la cadena de suministro a menudo gira en torno a aislar la planta de la volatilidad externa. En teoría, proteger el proceso dentro de la planta mediante una combinación de reservas de inventario, plazos de entrega y políticas de proveedores permite que la planta se concentre en un objetivo singular de aumentar la eficiencia.

 

Pero esto condujo a un efecto secundario desafortunado: la protección contra la variabilidad externa creó una mentalidad insular, “dentro de las cuatro paredes”. Mientras se cumplieran los objetivos de producción, la empresa siguió tratando la planta como una caja negra. Esta falta de visibilidad dificulta involucrar a la planta en la modernización de la estrategia de la cadena de suministro para lograr una mayor agilidad y resiliencia.

 

Cambiar de marcha

 

Al igual que los conductores usan una caja de cambios para adaptarse a las diferentes condiciones de la carretera, las empresas necesitan diferentes engranajes para comprender, planificar y ejecutar durante condiciones comerciales dinámicas y disruptivas. Un enfoque centrado en la agilidad busca sincronizar la planta con la estrategia de la cadena de suministro cada vez que “cambia de marcha” para que pueda adaptarse rápidamente a las condiciones cambiantes. En otras palabras, la planta se vuelve más flexible para hacer cambios según lo ameriten las condiciones. Cuando la planta es ágil, se convierte en un amortiguador de la volatilidad externa.

 

La agilidad encuentra la tensión entre la eficiencia y capacidad de respuesta, lo que permite que la planta se desplace a cada lado, según sea necesario. La investigación interna de AVEVA encontró que las empresas cambiaron de engranaje utilizando las siguientes ocho palancas en su estrategia comercial y de cadena de suministro: inventario, capacidad, tiempo, segmentación, precio, relaciones, información y efectivo.

Digitalización en acción

La mentalidad receptiva e impulsada por engranajes absorbe los impactos de las interrupciones del suministro y es capaz de adaptarse a las demandas cambiantes. Los cambios en las condiciones de la cadena de suministro, como la escasez de materias primas, los problemas de logística o los picos de demanda, pueden tener un impacto masivo en la planta de fabricación. Si bien estos pueden ser obstáculos para algunas plantas, la capacidad de adaptarse rápidamente a las condiciones cambiantes de la cadena de suministro convierte esos obstáculos en oportunidades. Los cambios rápidos permiten que las marcas aprovechen las condiciones del mercado y funcionen a su máxima capacidad.

AVEVA ha trabajado con empresas líderes en el mundo para implementar herramientas de fabricación digital, brindando a sus plantas y redes de producción una gama de opciones para respaldar una estrategia de cadena de suministro ágil. Graphic Packaging International (GPI), cuyas capacidades de programación tradicionales se basaban en el conocimiento tribal y dificultaban que la empresa comprometiera la capacidad con los clientes.

En otro ejemplo de cómo las herramientas digitales pueden aumentar la agilidad de la planta, F&N Dairies (FND), que produce tres millones de latas de leche por día, se dio cuenta de que los clientes de hoy quieren más de las marcas que compran. La calidad, trazabilidad, transparencia y sostenibilidad son solo algunos de sus requisitos, y los consumidores están dispuestos a poner su dinero donde residen sus valores.

 

Además, Kellogg’s, una de las empresas de fabricación de alimentos más grandes del mundo, tiene una eficiencia cada vez mayor que permite más “engranajes” digitales.

 

El enfoque holístico de Kellogg para la transformación digital se centra en el usuario final. El programa de la compañía combina ingeniería, TI y organizaciones operativas para convertir los datos en información que sus equipos pueden usar para realizar mejoras y aumentar la eficiencia.

Como muestra este pequeño puñado de estudios de casos del mundo real entre muchos, el potencial de las herramientas de fabricación digital para elevar el rendimiento de la planta en tiempos turbulentos es inmenso y de gran alcance. Aquellas organizaciones que se centren en la capacidad de respuesta, así como en la eficiencia, al mapear los “engranajes” del nuevo mundo estarán mejor preparadas para aprovechar la infinidad de oportunidades que presenta el mundo posterior a la pandemia.

Estilo

Últimas Noticias