spot_img
14.7 C
Bogota
martes, abril 23, 2024
spot_img

“Todos somos extraños”: Un viaje emocional a través del amor, la pérdida y la memoria

El 7 de marzo, en todos los cines de Colombia, se estrena TODOS SOMOS EXTRAÑOS, una historia cargada de nostalgia y añoranza que se atreve a explorar las posibles respuestas a una pregunta inquietante: ¿qué pasaría si nos reencontráramos con nuestros padres, mucho tiempo después de su muerte?
 
Protagonizado por dos actores del momento, Andrew Scott (Fleabag, Ripley) y Paul Mescal (AFTERSUN, Normal People), el film sigue a Adam (Scott), un hombre solitario y recluido que inicia una relación con Harry (Mescal), un misterioso vecino que vive en la misma solitaria torre de departamentos en Londres. A medida que se desarrolla la relación entre ellos, Adam se preocupa por los recuerdos del pasado y regresa al pueblo donde creció. Allí, encuentra en el hogar de su infancia a sus fallecidos padres (Claire Foy y Jamie Bell), que parecen estar viviendo tal como estaban el día en que murieron, treinta años antes. 
 
Hipnótica, conmovedora, sensual y desconcertante, TODOS SOMOS EXTRAÑOS es una obra sumamente personal, escrita y dirigida por el realizador británico Andrew Haigh, inspirado en la novela de Taichi Yamada. Desentrañando su propio pasado, Haigh y el elenco revelan detalles sobre la trama y reflexionan sobre su significado, su tono singular, y sobre el abordaje de lo sobrenatural que se aleja de lo conocido en las historias sobre el más allá.

Ganador de 22 premios, como el British Independent Film Award a Mejor Actor de Reparto para Paul Mescal, y el Premio Al Actor del Año otorgado por el Círculo de Críticos de Londres para Andrew Scott, este drama fantástico y romántico acumula ya 99 nominaciones.

 

TODOS SOMOS EXTRAÑOS está basada en la novela Strangers del reconocido escritor japonés Taichi Yamada. Esta inquietante, conmovedora e hipnótica historia de amor y pérdida fue escrita originalmente en 1987 y traducida al inglés en 2003, y la adaptación cinematográfica de Haigh le agrega un toque contemporáneo y personal.
 
Lo que me encantó de la novela fue el concepto central: ¿qué pasaría si te encontraras con tus padres otra vez, mucho tiempo después de su muerte, solo que ahora tienen tu misma edad? Me pareció una manera muy emotiva de explorar la naturaleza de la familia. Eso se convirtió en mi punto de partida“, cuenta el director, al referirse a los motivos que lo llevaron a sumarse al proyecto.
 
Al embarcarse en el proceso de adaptación de la novela para la pantalla grande, Haigh decidió cambiar el personaje central por un hombre homosexual, transformándola así en una historia personal involucrando las experiencias de su pasado. “
La adaptación del libro fue un proceso largo y a veces doloroso. Quería desentrañar mi propio pasado, como hace Adam en la película. Me interesaba explorar las complejidades del amor familiar y del romántico, pero también la experiencia de una generación específica de personas homosexuales que se criaron en los ochenta. Quería alejarme de la historia de fantasmas tradicional de la novela y encontrar algo más psicológico, casi metafísico”, señala el realizador y concluye: “En muchos sentidos, la película trata sobre cómo integrar el dolor en tu vida. Hay que encontrar una manera de seguir adelante y no dejar que arruine otras relaciones”.

 

Estilo

Últimas Noticias