spot_img
16.7 C
Bogota
domingo, mayo 19, 2024
spot_img

Enfrentando la crisis del agua: El desafío para las empresas colombianas

En medio de la creciente alerta por el desabastecimiento hídrico, es crucial abordar el impacto que la escasez de agua puede tener en la productividad de las empresas y organizaciones. Según el Estudio Nacional del Agua 2022 del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam), en Colombia, las actividades productivas de agricultura y poscosecha representan el 43,25% de la demanda hídrica sectorial, seguidas por la generación de energía, la piscicultura y el consumo doméstico. Aunque el sector industrial solo representa el 1% de esta demanda, su tasa de extracción no retornada a la cuenca es preocupantemente alta, llegando al 58%.

 

El Registro Único Ambiental Manufacturero (RUA-MF) del Ideam revela que las actividades industriales con mayor demanda hídrica son la fabricación de pulpas celulósicas, papel y cartón, seguida por la elaboración y refinación de azúcar, y la elaboración de otros productos alimenticios. Esta situación presenta un desafío significativo para las empresas que dependen del agua en sus procesos de producción, ya que la escasez puede resultar en la reducción de la producción, retrasos en la entrega de productos y servicios, e incluso la suspensión temporal de las operaciones, lo que afecta la cadena de suministro y los compromisos contractuales.

 

Además, el acceso restringido al agua potable puede afectar el bienestar de los empleados en entornos laborales donde se requiere agua para consumo, higiene personal y seguridad. Por lo tanto, es crucial que las empresas adopten medidas para enfrentar esta crisis hídrica. El Consejo Colombiano de Seguridad (CCS) ofrece algunas recomendaciones clave:

 

  1. Optimización en el uso del agua: Implementar tecnologías eficientes, reciclaje y reutilización del agua, y recuperación de aguas lluvias o grises.
  2. Priorización de actividades esenciales: Identificar y priorizar actividades esenciales que requieran agua y posponer actividades no esenciales.
  3. Políticas internas para el uso eficiente del agua: Instalar dispositivos de bajo flujo, sensibilizar a los empleados y crear campañas de cero desperdicio.
  4. Inspecciones regulares y planes de contingencia: Identificar y reparar fugas, y desarrollar planes de contingencia para situaciones de escasez.
  5. Monitoreo del consumo de agua: Implementar sistemas de monitoreo y seguimiento del consumo para identificar patrones y evaluar la efectividad de las medidas de conservación.
  6. Tratamiento de aguas residuales: Diseñar sistemas para reutilizar el agua en procesos industriales y reducir el volumen de vertidos.
  7. Alternativas para la limpieza: Reducir el consumo de agua en los procesos de limpieza mediante métodos alternativos.
  8. Teletrabajo: Fomentar el teletrabajo para reducir la dependencia de las instalaciones físicas.

 

Estas medidas no solo ayudarán a enfrentar la crisis actual de desabastecimiento de agua, sino que también contribuirán a garantizar la disponibilidad y gestión sostenible del agua, en línea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS 6 – Agua limpia y saneamiento), asegurando un ambiente de trabajo saludable y seguro para todos los empleados. Es imperativo que las empresas colombianas actúen de manera proactiva y responsable para abordar este desafío y asegurar su sostenibilidad a largo plazo.

Estilo

Últimas Noticias