Alpina

Disfrute de los manjares navideños cuidando la salud

0
242

Comer con consciencia y comer balanceado nos ayuda mantenernos sanos, sin dejar de disfrutar las delicias de navidad.

Estos son algunos consejos prácticos y fáciles de seguir para vivir unas festividades deliciosas, pero saludables:

  • En la variedad –con moderación– está el placer

Más que contar calorías o evitar algunos alimentos, recomendamos poder comer sin excederse. Es mejor disfrutar de los antojos con moderación: en porciones pequeñas y no todo el mismo día.

  • No olvide la fibra

Comer delicioso no debe significar evitar alimentos con nutrientes importantes como la fibra, que puede ayudar a balancear los efectos de otros alimentos. Este importante nutriente contribuye al funcionamiento del sistema intestinal, reduce el colesterol y ayuda a disminuir los niveles de azúcar en la sangre. Por esto, no deje de comer frutas y verduras frescas o cereales, alimentos altos en fibra.

  • Huesos fuertes, defensas fuertes

El calcio es clave en la nutrición de las personas de todas las edades y no solo por nuestra salud ósea. Este también ayuda a fortalecer el sistema inmunológico: muy importante considerando la coyuntura actual. Así que es importante incluir en sus preparaciones productos como leche, queso o kumis, una forma deliciosa de ayudar a cuidar nuestra salud.

  • No comer a deshoras

Comer a horas no habituales puede provocar alteraciones de salud a corto plazo, como problemas digestivos. Es ideal mantener horarios para las comidas y no dejar pasar largos periodos de tiempo en ayunas.

  • Balance: para comer delicioso e inteligente

Para una alimentación balanceada, es clave asegurarse de que nuestras preparaciones incluyan todos los grupos de alimentos. Una porción de proteína debe ir acompañada de una generosa porción de vegetales y otra más limitada de harinas, especialmente porque los postres y otros pasabocas harán parte de este último grupo alimenticio. También se recomienda complementar con otros grupos, como lácteos, que son naturalmente ricos en calcio y también son fuentes de proteína.